Preservación del Movimiento

El elemento móvil más básico de la columna vertebral es conocido técnicamente como SEGMENTO. El segmento está formado por dos vértebras contiguas, el disco que las separa y los diversos ligamentos y apófisis que las mantienen unidas y determinan sus rangos de movilidad. Cuando algún elemento segmentario se deteriora por causas traumáticas o degenerativas, se modifican las condiciones de movilidad del mismo, por exceso o por defecto. Además puede sumarse la posibilidad de interferencias con los elementos neurales cercanos, apareciendo síntomas neurológicos.

Si el especialista considera la cirugía como el tratamiento necesario, en algunas ocasiones será preferible disminuir la movilidad, en otros casos anular por completo dicha movilidad, pero en algunos casos, la forma más fisiológica de solucionar el problema, será restaurar por completo la función previa del segmento, conservando su movilidad lo más próxima a su estado previo.

TÉCNICAS DE REEMPLAZO DISCAL. Prótesis de Disco.

Tanto la columna lumbar como la columna cervical deben su movilidad global a la suma de rangos de cada uno de sus segmentos. Cuando los discos intervertebrales se rompen (hernias discales) o pierden capacidad móvil (discopatías degenerativas) puede ser necesario tratarlos quirúrgicamente. Las técnicas de reemplazo discal persiguen restaurar la altura y movilidad originales del disco, sustituyendo el órgano deteriorado por una prótesis mecánica que articule de forma similar al original.

En términos generales, este tipo de cirugía se reserva para casos en los que la degeneración segmentaria es leve, por ejemplo, en pacientes jóvenes en los que se ha producido una rotura discal, en pacientes que requieren volver a una actividad deportiva intensa o en casos que, aun existiendo degeneración moderada, es necesario intervenir varios segmentos adyacentes. Es posible combinar este típo de técnica con otros montajes rígidos para minimizar la rigidez final o proteger de sobrecargas los segmentos adyacentes a una fijación extensa.

Aunque existen técnicas que permiten sustituir sólo alguna parte del disco, han resultado de mayor eficacia las de sustitución completa. Para ello es necesario abordar el disco por la parte anterior de la columna vertebral, desde donde puede ser extirpado el disco por completo. Una vez retirado, se implanta la prótesis adecuada. A nivel lumbar, ya es posible realizar esta operación por vía lateral, aunque todavía se está en fases experimentales. La vía lateral disminuye de forma significativa los riesgos relacionados con el abordaje lumbar anterior, en particular el sangrado de grandes vasos abdominales y el problema de la eyaculación retrógrada en varones que, aunque son estadísticamente raros, tienen su importancia.

TÉCNICAS DE ESTABILIZACIÓN DINÁMICA. Dynesys y dispositivos interespinosos.

En casos de inestabilidad tanto por exceso de movilidad, como por la movilidad inadecuada asociada a la deshidratación discal, el dolor lumbar asociado puede ser aliviado mediante un retensado de los segmentos. Tanto las técnicas transpediculares tipo Dynesys como las técnicas

Se trata de un sistema de "amortiguación" suplementaria cuando falla el discointerespinosas como DIAM consiguen este efecto de retensado y recolocación de las articulaciones lumbares posteriores, sin anular por completo la movilidad, disminuyendo francamente los riesgos quirúrgicos en comparación con técnicas de fusión abierta y aportando la ventaja de ser técnicas absolutamente reversibles; es decir, en el caso de fracaso, es posible volver a la situación mecánica previa o bien aplicar cualquier otra técnica quirúrgica disponible.

Este tipo de dispositivo también es adecuado para el extremo de una fusión multisegmentaria, cumpliendo la función de disminuir la sobrecarga en los segmentos móviles adyacentes a la fijación.