Dismenorrea: cuando la menstruación es dolorosa

La dismenorrea es uno de los síntomas más frecuentes del denominado Síndrome Premenstrual (SPM) y se  caracterizada por períodos de malestar que aparecen con la menstruación, manifestándose con dolor pélvico y/o abdominal más o menos intenso, así como dolor en la parte baja de la espalda a la altura de los riñones. Puede ir acompañado de calambres en las piernas, náuseas, mareos, vómitos, diarrea, cansancio y coágulos en la sangre menstrual, entre otras manifestaciones también relacionadas con el SPM. Se estima que más del 60% de las mujeres lo sufren o lo han sufrido en algún momento de su vida.

Se ha demostrado que cuando aparece dismenorrea existe un mayor número de  mediadores inflamatorios como las prostaglandinas, las citoquinas y los tromboxanos,  cuyo exceso pueden producir la referida sintomatología sistémica y cíclica en relación con el periodo menstrual.

Se distinguen dos tipos de dismenorrea:

Dismenorrea primaria: aparece poco después de la menarquia (primera menstruación) y puede permanecer durante toda la edad fértil de la mujer.

Dismenorrea secundaria: puede surgir a cualquier edad como consecuencia de la aparición de patología orgánica, potencialmente tratable, como la cervicitis, la endometriosis, pólipos, miomas, etc.

La dismenorrea puede ser de diferente gravedad dependiendo de su intensidad y duración: desde un grado leve con la presencia de síntomas que pueden ser paliados con remedios naturales o cambios en la dieta, hasta un grado severo en el cual los fármacos no hacen ningún efecto y los dolores interfieren en la actividad normal de la mujer, teniendo que pasar en cama uno o varios días. La dismenorrea de grado medio se puede aliviar con el uso de antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno o naxopreno, gracias a su acción bloqueante de la producción de prostaglandinas.

Como hemos apuntado, según nuestra experiencia en NG Clínicas, la dismenorrea suele ir acompañada de otros síntomas, englobada en el SPM. En este sentido destacamos un estudio del año 2014 publicado por Journal of Pediatric and Adolescent Gynecology, en el que mujeres adolescentes con dismenorrea también presentaban, al menos, uno de los síntomas propios del SPM, incluyendo los psicológicos. La conclusión del estudio establece que las adolescentes con dismenorrea tienen un mayor riesgo de depresión y ansiedad.

Así mismo, en 1987 otra publicación del Instituto de Salud Pública Norteamericano, presenta casos de mujeres cuyas enfermedades psiquiátricas comenzaron con una disfunción del ciclo menstrual, tales como amenorrea, menorragia o dismenorrea; y a la inversa: mujeres con psicosis refractaria que se curaron después de la extirpación quirúrgica de su cuello uterino o de sus ovarios.

Tal como venimos destacando en nuestro blog, el Dr. Jorge Lolas lleva muchos años divulgando a nivel científico y social la estrecha relación existente entre la patología crónica del cuello del útero y la diversa sintomatología propia del SPM, entre ellas la dismenorrea.

En NG Clínicas, la ginecóloga Juani Lafaja, discípula del Dr. Lolas, trata la dismenorrea y, en general todo el SPM, abordando la causa infecciosa-inflamatoria, así como restaurando la baja respuesta inmunitaria que habitualmente subyace al problema, utilizando protocolos personalizados para cada paciente, basados en la situación inicial de numerosos parámetros estudiados tanto en consulta como con mediciones analíticas.

By | 2017-06-14T14:58:26+00:00 14 junio 2017|Gine, menú principal, SPM|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Código de Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.