Dolor de espalda y mujer

Hace unos meses tuvimos conocimiento de una nueva visión diagnóstica y terapéutica del Síndrome Premenstrual descubierta y aplicada por el Dr. Jorge Lolas. Desde entonces estamos re-analizando los conceptos de lumbalgia, cervicalgia y, en general, el dolor de espalda en la mujer. Por supuesto que no perdemos de vista los conceptos tradicionales y nuestra experiencia acumulada a lo largo de estos años, que nos permiten diagnosticar y tratar la problemática espinal cuando existe patología tratable. Pero, ¿cuántas mujeres acuden a consulta con dolores lumbares, dorsalgias y cervicalgias crónicas sin un sustrato patológico evidente en las pruebas diagnósticas? ¿Cuántas con múltiples dolores son diagnosticadas de fibromialgia? ¿Por qué la fibromialgia es una enfermedad fundamentalmente femenina? ¿Por qué tantas mujeres son hipersensibles al tacto, tanto que les produce dolor un cariñoso apretón del brazo? También hay hombres en esa situación, por supuesto, pero la balanza está claramente inclinada hacia la mujer. Quizá en parte pueda explicarse por un menor desarrollo muscular o una mayor sensibilidad y propensión de la mujer a sufrir estrés por acontecimientos familiares o laborales…, pero seguramente estamos quitándole importancia a otros procesos también patológicos, porque realmente son desconocidos hasta ahora.

Dolor LumbarUno de los síntomas más equívocos del Síndrome Premenstrual es el dolor lumbar. Con seguridad se trata de una variante de dismenorrea que en lugar de sentirse en la pelvis, se refiere hacia las fosas renales. Las pacientes acuden al ginecólogo porque lo relacionan con la fase premenstrual, al menos al principio, pero cuando el ginecólogo no encuentra nada (como ocurre habitualmente) las envía al especialista de columna donde, salvo por casualidad, tampoco se encontrará enfermedad alguna. Caso no resuelto…

Otro cuadro muy frecuente es la cervicalgia crónica de tipo contractural, que en muchas ocasiones es rebelde a todos los tratamientos. En los casos más graves es típico el dolor al simple contacto de la piel. En estos casos extremos es evidente que hay algún componente más que la pura afección muscular. Podría explicarse por un descenso del umbral del dolor, es decir, un aumento patológico de la respuesta de los receptores cutáneos y miofasciales del dolor y la tensión.

Útero¿Por qué disminuye el umbral del dolor? Hay muchas causas, entre ellas el factor psicógeno, al que hasta hoy se le ha dado la mayor importancia, pero hay numerosos mediadores inflamatorios que modifican este parámetro. Cuando hablamos de mujeres y tenemos en consideración la teoría del Dr. Lolas, el factor causante de esa hipersensibilidad al dolor, nunca antes tenido en cuenta, es el aumento de prostaglandinas circulantes. ¿De dónde procede tanta prostaglandina? Un cuello uterino inflamado es una increíble fábrica de prostaglandinas que generan un ambiente inflamatorio e hiperalgésico en todo el organismo, además de muchos otros cambios como los neuropsíquicos. Es curioso que cualquier proceso inflamatorio del cuerpo tiene un tratamiento. ¿Por qué la cervicitis es la única inflamación del organismo a la que los médicos no le han dado importancia alguna?

A partir de hoy debemos considerar la inflamación del cérvix como una nueva posible causa de dolor de espalda (y de otros muchos síntomas). Afortunadamente tiene tratamiento.

By | 2016-12-28T09:15:54+00:00 13 Agosto 2014|menú principal, SPM|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Código de Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.