Cirugía Mínimamente Invasiva

Cirugía Mínimamente Invasiva 2017-04-15T13:53:22+00:00

El objetivo de la cirugía mínimamente invasiva es resolver patología con las mismas garantías de éxito que la cirugía tradicional, pero disminuyendo el daño causado por el acceso necesario al cuerpo. El concepto de MÍNIMA INVASIVIDAD puede llevar a engaño, ya que no se trata únicamente de disminuir el tamaño de las cicatrices. Si disminuyendo el tamaño de las cicatrices empeoramos la tasa de éxito, alargamos exageradamente la duración del procedimiento o no mejoramos el daño interno a las estructuras sanas, el proceso no es realmente poco invasivo, sino únicamente más estético. Por lo tanto, el término que mejor definiría a todas estas modernas técnicas de acceso quirúrgico es el de MÍNIMA AGRESIVIDAD.

La cirugía de columna ha sido pionera en la incorporación de técnicas mínimamente invasivas, mediante la aplicación de medios de visualización y el diseño de implantes específicos. Nuestro equipo profesional ha estado a la vanguardia en el uso de implantes percutáneos a nivel nacional. En 2003 el Dr. Ferrández practicó las primeras artrodesis MI-TLIF de España (técnica mínimamente invasiva), consiguiendo unas tasas de fusión idénticas a las del TLIF abierto, pero con una evidente reducción del tiempo de convalecencia y del daño muscular regional. Los primeros resultados se comunicaron en el V Congreso de Neuro-Raquis, en Gerona (2005).

Abordaje XLIF

Posteriormente se fueron introduciendo otras técnicas con implantes de mínima agresividad como la estabilización dinámica transpedicular (Dynesys) o interespinosa (X-Stop, DIAM, Aperius, etc). Hacia 2009 se puso en marcha la técnica de fijación trans-sacra AxiaLIF, que permite fusionar la unión lumbosacra a través de una única incisión de 2 cm a la altura del coxis. Y más tarde, en 2010, la fijación lumbar extremo-lateral XLIF.

Otro grupo de técnicas son las realizadas con agujas o trócares percutáneos, que permiten actuar sobre el disco intervertebral, las raíces nerviosas o los cuerpos vertebrales. Pueden infiltrarse sustancias tanto en el disco como alrededor de los nervios, introducir cemento en un cuerpo vertebral fracturado o bien utilizar sondas de radiofrecuencia para provocar la cicatrización retráctil del tejido discal (en caso de hernias contenidas) o la anulación selectiva de las fibras del dolor de alguna raíz nerviosa. Este tipo de técnicas se realizan de forma ambulatoria. La más novedosa de las técnicas intradiscales, disponible desde 2012, consiste en la reconstitución de la presión y composición de los discos degenerados, mediante la implantación de varillas de hidrogel GelStix. Los hidrogeles liberan sustancias correctoras del pH a la vez que aumentan más de 10 veces su volumen en contacto con la humedad de los tejidos, restaurando la altura y capacidad de amortiguación del disco.

Discectomía transforaminal endoscópicaFinalmente, las técnicas asistidas por endoscopia permiten actuar sobre el canal medular con un acceso mínimo al mismo, el cual evita daños a las estructuras sanas circundantes. La óptica VITOM permite realizar accesos a la columna torácica con pequeños abordajes retropleurales, evitando las secuelas propias de una gran toracotomía. Los microendoscopios de SpineView nos facilitan el acceso al canal lumbar, a través del neuroforamen, para la extracción de hernias discales bajo anestesia local y de forma ambulatoria en la mayor parte de los casos. Los foramenes neurales son agujeros a través de los cuales salen de la columna las raíces nerviosas lumbares para formar el nervio ciático en la pierna. Esos agujeros se convierten en la mejor vía natural de acceso al canal, evitando tener que abrirlo artificialmente.