Estenosis de Canal

Estenosis de Canal 2017-04-15T13:47:11+00:00

Canal lumbar normal comparado con canal estrecho. Se aprecia la deformidad y aumento de volumen de las articulaciones lumbares en caso de estenosis

Estenosis cervical

¿Qué es? La estenosis de canal es un proceso causado por la degeneración de las estructuras óseas y ligamentosas que

configuran la columna vertebral. El canal raquídeo es el espacio de la columna que alberga la médula espinal (en la región cervical y dorsal) y el conjunto de raíces nerviosas lumbares, conocido como “cola de caballo” (región lumbar). El término “estenosis” hace referencia a la estrechez que se produce debido al aumento de tamaño y deformación de las articulaciones vertebrales, el abultamiento de los discos hacia el canal, y el aumento de grosor y plegamiento de los ligamentos que hermetizan el canal (ligamentos amarillos).

¿Qué síntomas causa? La sintomatología asociada al canal estrecho depende del nivel donde se produzca dicha estrechez. A nivel cervical, la afectación del cordón medular puede causar torpeza y debilidad tanto en extremidades superiores como en inferiores, siendo los niveles más comunmente afectados C5-6 y C6-7. A nivel lumbar, la afectación más frecuente es L4-5, seguida de L3-4 y L5-S1. El síntoma lumbar más típico es la claudicación de la marcha o “síndrome del escaparate”, ya que el paciente se ve obligado a detenerse por dolor y debilidad en las piernas, que desaparece rápidamente con un breve descanso.

Se identifica el trayecto del canal (color blanco) interrumpido por estructuras oscuras a nivel L4-5 (círculo rojo)

La gravedad de la estenosis se correlaciona de forma inversa con los metros que un paciente puede caminar sin dolor. Por debajo de 200 m se considera grave y por debajo de 50 m, muy grave. Otros síntomas pueden ser dolor ciático u hormigueo constante de diferente distribución según el nivel afectado.¿Cómo se trata? El tratamiento de la estenosis depende de la región afectada y de la gravedad de la misma. Inicialmente pueden ser suficientes unos EJERCICIOS de reeducación pélvica, ya que el aumento de tono de los glúteos y abdominales tensa indirectamente los

Laminectomía clásica

ligamentos amarillos, aumentando levemente el calibre del canal. Cuando el ejercicio es inefectivo, aún hay técnicas de DESCOMPRESIÓN INDIRECTA (sin extirpación de elementos estenosantes) que pueden funcionar, como los implantes interespinosos, que retensan los ligamentos amarillos o la fusión vía lateral (XLIF), que disminuye el abultamiento de los discos a la vez que retensa los ligamentos. Pero cuando la estenosis es grave, la solución más adecuada es la descompresión del canal, mediante la extirpación de las estructuras causantes. La técnica más clásica es la LAMINECTOMÍA, consistente en la extirpación completa del arco posterior de las vértebras afectadas. Se trata de una técnica muy efectiva, sin embargo está cayendo en desuso progresivamente, ya que se han descrito otras técnicas más respetuosas con los elementos de la estabilidad. A nivel cervical, la LAMINOPLASTIA, que simplemente modifica la orientación del arco posterior, separándolo unos milímetros de la médula, es igualmente efectica, pero mucho menos inestabilizante. A nivel lumbar, las microforaminotomías múltiples o recalibrado de recesos laterales respeta las articulaciones, láminas y ligamentos interespinosos, que aportan mucha estabilidad. No obstante, en algunas ocasiones la laminectomía es inevitable, pudiendo ser asociada a una FUSIÓN VERTEBRAL con implantes metálicos e injerto de hueso, para evitar la falta de estabilidad.

LAMINOPLASTIA CERVICAL. Las miniplacas de titanio mantienen la nueva orientación del arco posterior, separándolo de la médula, a la cual estaba comprimiendo.

IMPLANTE INTERESPINOSO. Aumenta la estabilidad y retensa los ligamentos amarillos aumentando la separación entre los arcos posteriores de las vértebras

En la selección de la técnica pueden intervenir factores no puramente neurológicos, tales como el morfotipo del paciente, sus hábitos y la presencia o ausencia de dolor lumbar en el cuadro clínico. Considerando todos estos factores se personaliza el tratamiento para cada paciente, consiguiéndose las mayores tasa de éxito no sólo de forma inmediata, sino pensando en el medio y largo plazo.