Hace 33 años ya había indicios del origen infeccioso del SPM

Dr. Toth

Dr. Attila Toth

En 1982, el Doctor Attila Toth, del laboratorio MacLeod de la Universidad Cornell, Nueva York, publicó un interesante trabajo sobre el uso de antibióticos en el tratamiento del Síndrome Premenstrual. Comparó dos grupos de 15 mujeres diagnosticadas de SPM, al primero de los cuales trató con doxiciclina durante 1 mes, mientras que suministró placebo al segundo grupo. Las pacientes autoevaluaron sus síntomas utilizando escalas visuales analógicas y un cuestionario sobre menstruación. Los síntomas del primer grupo mejoraron de forma objetivamente superior a los del grupo control. Como reconfirmación del fenómeno, el grupo placebo fue posteriormente tratado con doxiciclina, volviéndose a reproducir la diferencia observada entre ambos grupos inicialmente. Dado que el seguimiento del estudio abarcaba 6 meses, se pudo comprobar que la mejoría no era dependiente de la presencia de antibiótico, sino que se establecía de forma permanente.

Bertone-Johnson

Dra. E. Bertone-Johnson

Aunque Toth, teniendo en cuenta el carácter cíclico de la enfermedad, interpretó los resultados como una posible infección ovárica que incluso alteraba las fases endometriales, no fue posible para él acercarse al mecanismo fisiopatológico. En ese sentido, los trabajos en el ámbito de los mediadores inflamatorios son la clave. Se han estudiado numerosas enfermedades y síntomas desde este nuevo punto de vista, tales como la depresión, la calvicie, la migraña y muchas otras. Fue el trabajo de la Doctora Elizabeth Bertone-Johnson, de la Universidad de Amherst, Massachusetts, en junio de 2014, el primero en relacionar las citoquinas inflamatorias con el síndrome premenstrual.

Ambos trabajos, aunque con muchos años de diferencia, confluyen con la visión más empírica y deductiva del trabajo del Dr. Lolas Talhami, quien sostiene el origen infeccioso-inflamatorio de la enfermedad, a nivel principalmente uterino, pero en muchas ocasiones relacionado con todos los órganos y tejidos pélvicos asociados al aparato reproductor femenino. Así, la enfermedad inflamatoria pélvica de bajo grado podría ser otro foco de sintomatología premenstrual que explicaría el fracaso de la histerectomía con doble anexectomía como tratamiento del Síndrome en algunos casos.

En cualquier caso, aunque las causas y fisiopatología de esta compleja enfermedad están aún por aclarar, la ciencia se aproxima cada vez más a su conocimiento y formas de tratamiento.

By | 2017-03-26T00:11:22+00:00 6 Mayo 2015|menú principal, Noticias, SPM|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Código de Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.