Inmunoterapia con vacunas bacterianas de administración oral

En NG Clínicas somos conscientes de las controversias que en la actualidad se están generando en torno a las vacunas, con diferentes planteamientos sobre el balance entre los riesgos y los beneficios que proporcionan. En general la vacunación ha supuesto un avance histórico en el control de las enfermedades infecciosas, por tanto no pueden defenderse algunas posiciones extremas contra la vacunación, pero es conveniente conocer la diferencia entre vacunas, según su contenido en sustancias adyuvantes.

Algunas vacunas, especialmente de uso parenteral, contienen estas sustancias adyuvantes, como las sales de aluminio, por su efecto potenciador de la eficacia. Son estos compuestos los que pueden suponer cierto riesgo para la salud en determinadas personas. En este sentido en 2011, un grupo de investigadores propusieron englobar varios síndromes autoinmunes de causa exógena, entre ellos la reacción a adyuvantes de las vacunas, bajo una nueva denominación: Síndrome Inflamatorio Autoinmune Provocado por Adyuvantes o síndrome ASIA por sus siglas en inglés (Autoimmune/inflamatory Syndrome Induced by Adjuvants). Las minfestaciones clínicas de esta enfermedad incluyen mialgias, debilidad muscular, dolor articular, fatiga crónica, trastornos del sueño, manifestaciones neurológicas, trastornos cognitivos o fiebre, entre otros. Incluso se han descrito casos de muerte, aunque de forma aislada. La clave parece estar en que hay personas predispuestas genéticamente a esos daños, los cuales aparecerían únicamente tras la activación provocada por un factor externo o ambiental, en este caso el aluminio. En el futuro será necesario desarrollar métodos para la detección de este riesgo, ya que en la actualidad se desconocen los factores implicados.

Una de las vacunas más relacionadas con el Síndrome ASIA es la del virus del papiloma humano (VPH), que contiene aluminio en las dos presentaciones comerciales existentes. En la literatura médica reciente hay algunos estudios sobre la incidencia de este síndrome, que aunque es muy baja, resulta muy incapacitante para las pacientes afectadas.

Pero, como mencionábamos al comienzo, no todas las vacunas contienen adyuvantes y consideramos que pueden ser de gran ayuda en aquellos casos que se requiera una inmunoterapia, es decir, una terapia que refuerce el sistema inmunitario en su lucha contra las infecciones, especialmente las de carácter crónico. En esta línea se dispone de vacunas tanto de administración oral en comprimidos como de uso sublingual en líquido muy orientadas a las infecciones crónicas o de repetición, pudiéndose incluso personalizar en función de la patología particular del paciente y el agente patógeno o patógenos a los que es vulnerable. Son vacunas que cuentan únicamente con formas total o parcialmente inactivadas de microorganismos o bien de partes de éstos (bacterias, hongos…) que refuerzan el sistema inmunitario para combatir patógenos homólogos activos.

Estas vacunas no suponen ningún riesgo para la salud del paciente, si bien deben ser administradas en la forma y momento adecuados para conseguir toda su efectividad.

La doctora Juani Lafaja ha incluido estos estimuladores inmunológicos en sus protocolos de tratamiento ginecológico para aquellas pacientes que presentan infecciones vaginales de repetición, candidiasis crónica, infecciones urinarias recurrentes y, en general, síntomas claros de un sistema inmunitario deficiente, algo clave también en los casos de Síndrome Premenstrual (SPM), donde la infección crónica genital causante ha dejado, en la gran mayoría de los casos, debilitado o muy debilitado el sistema inmunitario de la paciente. Así, además de los tratamientos farmacológicos o físicos, las vacunas bacterianas cierran el círculo en el tratamiento del SPM con dos propósitos: aligerar la recuperación y evitar recaídas.

By | 2016-12-18T19:17:28+00:00 17 Septiembre 2016|Gine, menú principal, Noticias, SPM|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Código de Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.