Migraña premenstrual. ¿Tiene solución?

La migraña es uno de los síntomas más incapacitantes relacionados con el Síndrome Premenstrual. En los casos graves, no pocas veces rebeldes a tratamiento, la mujer se ve obligada a abandonar sus deberes familiares, sociales y laborales, precisando reposo en cama, silencio y oscuridad.

Los mecanismos bioquímicos de la migraña han sido ampliamente investigados, por lo que se conocen innumerables sustancias que intervienen en su aparición: histamina, interleukinas, prostaglandinas, serotonina, factores plaquetares y numerosos receptores celulares tanto a nivel de los vasos cerebrales como en núcleos cerebrales como el núcleo trigeminal. A pesar de que se conocen muchos de los actores, no se conoce completamente el mecanismo por el que desencadenan el dolor interactuando entre sí (si es que se trata de un único mecanismo) ni tampoco es fácil saber si estos factores se fabrican en todo el organismo o existen focos de producción y por qué. Lo cierto es que todas estas sustancias tienen en común ser parte del “PROCESO DE LA INFLAMACIÓN”.

Actualmente existe mucho interés científico en relacionar marcadores inflamatorios como los que hemos mencionado con diversas enfermedades, algunas aparentemente lejanas a un proceso inflamatorio, como la depresión. Varios ensayos demuestran una clara relación entre depresión y marcadores inflamatorios, pero ninguno había estudiado la relación entre Síndrome Premenstrual e inflamación hasta el pasado mes de julio. La profesora Bertone-Johnson de la Universidad de Amhers-Massachusets, ha dirigido un extenso estudio prospectivo que por primera vez co-relaciona varias interleukinas con la gravedad del síndrome premenstrual, tanto de sus síntomas físicos como de los afectivos.

Por otra parte, otros grupos como el de Maria Antonova de la Universidad de Copenhague, han estudiado ampliamente la relación entre prostaglandinas y migraña, encontrado una relación directa con las prostaglandinas que producen vasodilatación, mientras que las no vasodilatadoras, no desencadenan migraña.

Todos estos estudios apuntan a que la hipótesis inflamatoria del Dr. Lolas sobre el síndrome premenstrual es más consistente que la hipótesis hormonal clásica, considerando además, que nunca se han encontrado alteraciones en el patrón hormonal de las pacientes con síndrome premenstrual. También resulta esperable que si desactivamos la principal fuente de citokinas inflamatorias durante la fase premenstrual del ciclo, los síntomas desaparecerán, como así sucede al tratar el útero como un órgano inflamado, según la tesis de Lolas, desapareciendo no sólo la sintomatología física, sino también la neuropsicológica. En el caso de la migraña, se trata de uno de los primeros síntomas en desaparecer con el tratamiento.

Con la primera sesión de tratamiento algo empezaba a cambiar, pero después de la segunda, no sólo yo me sentía bien, sino que mi familia me encontraba distinta.M.F.L. Julio, 2014
By | 2016-12-27T19:41:45+00:00 6 Septiembre 2014|menú principal, SPM|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Código de Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.