Síndrome PANDAS

Al igual que venimos planteando el Trastorno Disfórico Premenstrual como un cuadro somato-psíquico en el que infecciones de origen genital desencadenan síntomas psicológicos en la paciente, vamos a dedicar este artículo a otro síndrome, también de origen orgánico e infeccioso, el denominado Síndrome PANDAS: trastorno pediátrico neuropsiquiátrico autoinmune asociado a una infección faríngea – amigdalar por un tipo de Estreptococo tal y como hace referencia su acrónimo del inglés, Pediatric Autoimmune Neuropsychiatric Disorders Associated with Streptococcus (PANDAS).

Esta enfermedad fue descrita por primera vez en 1988, en relación a niños que presentaban una serie de síntomas neurológicos que consistían, principalmente, en tics y movimientos involuntarios y se relacionaban con infecciones previas por estreptococos.

Aunque los mecanismos que desencadenan la enfermedad no están muy claros todavía, se ha postulado la existencia de una predisposición individual, como consecuencia de la cual, cuando un niño presenta una infección faríngea por un tipo de microorganismo llamado “Estreptococo beta hemolítico del grupo A”, se desencadena una respuesta inmune anormal que originaría los síntomas.

Las manifestaciones de este síndrome pueden ser:

–  El trastorno de la Tourette: caracterizado por la presencia de rápidos, súbitos y movimientos arrítmicos o vocalizaciones con complejidad variable.

– Trastornos obsesivos compulsivos (TOC): refiriéndose a la aparición de obsesiones y compulsiones que causan gran discapacidad en los pacientes.

– Trastorno de déficit de atención e hiperactividad: denotando hiperactividad, falta de concentración e impulsividad.

– Corea de Sydenham (enfermedad también denominada “Baile de San Vito”): es el modelo de mayor asociación entre trastornos neuropsiquiátricos e infecciones por agentes estreptococos B-hemolíticos del grupo A.

– Anorexia nerviosa: algunas investigaciones plantearon la existencia de grupos afectados por anorexia nerviosa relacionados con el fenómeno PANDAS, debido a la observación de grupos que tras infecciones estreptocócicas por B-hemolíticos grupo A demostraban desarrollo de anorexia y TOC.

Además, dentro del Síndrome PANDAS también se ha destacado autismo y, en suma, un gran número de posibilidades neuro-psiquiátricas.

El diagnóstico se basa principalmente en la observación de los síntomas aunque puede ser útil la realización de un frotis faríngeo para comprobar la presencia de estreptococo.

En la actualidad, el tratamiento de este síndrome se centra en la administración de antibióticos en las fases de agudización así como terapias inmuno-moduladoras. En cuanto al control de los síntomas neuro-psiquiátricos, se realiza a través de terapias psicológicas y neuro-fármacos.

Este es un ejemplo de cómo una enfermedad psicológica, finalmente, es abordada con antibióticos y medidas dirigidas a estimular la inmunidad.

By | 2016-12-18T19:41:58+00:00 17 Febrero 2016|menú principal|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Código de Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.