Quiero contar mi experiencia con la Doctora Juana Lafaja. He tenido dolores al practicar el acto sexual durante varios años. Cambié al menos 3 veces de ginecólogos diferentes, pues cada uno me decía que tenia una cosa distinta, pero ningún tratamiento me ayudaba. De hecho, el primer día que vine a la consulta y la doctora me exploro entendí que los ginecólogos a los que había acudido antes no estaban ni cerca de ayudarme. Aunque desde el principio tenía claro que era un camino largo y nada fácil, tenía esperanza de mejorar pues sentí que era una profesional y ante todo persona en la que podía confiar.

El tratamiento no fue fácil y tomó un largo periodo de tiempo. La doctora me daba ánimos, pero me explicó en todo momento que cada cuerpo reacciona de forma distinta a los distintos tratamientos y que no había una solución al 100%. Había que probar con diferentes técnicas. A pesar del miedo que tenia a los médicos desde pequeña, como sentía que estaba en buenas manos, acepté que era algo que tenia que hacer por mi propio bien y futura mejoría. Después de probar varios métodos distintos, lo que finalmente me ayudó fueron las 3 sesiones de láser vaginal que me practicaron. Ya después de la primera sesión note mucha mejoría. Es un proceso un poco molesto al principio, pero no doloroso.

No puedo describir con palabras el cambio que he sentido en mi vida sexual desde entonces. Puedo disfrutar plenamente de mi vida sexual con mi pareja. Hasta hace un año era algo que solo lo podía soñar.

Me gustaría destacar también que la doctora se interesa también en la nutrición y me dio pautas muy buenas acerca de la comida, complementos alimenticios naturales, probióticos, etc.

Estoy muy agradecida a la Doctora Lafaja y todo su equipo. Con mi testimonio me gustaría dar ánimos a otros posibles pacientes que han probado otros especialistas como era mi caso.

Muchísimas gracias de todo corazón. Anna