Venciendo mi Trastorno Disfórico Premenstrual

Me llamo Isabel Olivenza,  tengo Síndrome de Ovario Poliquístico y Trastorno Disforico Premenstrual grave.

Con 15 años me bajó la menstruación y a partir de ahí empezaron los cambios en mí, tanto psicológicos como físicos.  Según el psiquiatra que me trató era una depresión de adolescente aunque yo siempre había sido una niña muy cariñosa y siempre estaba riendo.

Me pasé mi vida yendo de un ginecólogo a otro… y de un psiquiatra a otro, y solo me mandaban pastillas y más pastillas: antidepresivos, ansiolíticos, anticonceptivos y hormonas que me anularon hasta hace poco como persona. Una bomba atómica para mi sistema inmune.

Con 33 años me quedé embarazada;  fue un embarazo horroroso con ansiedad y dolores (ahora sé que mi síndrome se estaba prolongado más y más).  Cuando tuve a mi hijo no podía estar con él porque me encontraba muy cansada, sin energías, con mi ex pareja discutía por todo. Él y mi hermana me llevaron a unos de los mejores psicólogos de Madrid: el Dr. Nuñez con quien hice una terapia muy avanzada  (psicoanálisis). Fue duro porque saqué parte de mis miedos y porque encontré lo que realmente intuí desde el primer momento: que mi depresión en gran parte era causada por mi ciclo menstrual. Durante el proceso del psicoanálisis encontré a la que fue una de mis salvadoras, la ginecóloga Juani Lafaja (Elche) ella me examinó hasta la raíz. Tenía una inflamación crónica desde el año 2001 a la que otros ginecólogos no le dieron importancia. Entonces me diagnosticó Trantorno Disforico Premenstrual debido a una INFECCIÓN E INFLAMACIÓN CRÓNICA UTERINA. Fue muy duro, pues las personas de mi entorno no me entendían. La Dra. Lafaja me prescribió medicinas naturales para desintoxicar mi cuerpo y me dijo que llevara una alimentación restringida de lácteos, cereales, trigo, alimentos procesados, etc. Pero yo me encontraba sola y muy deprimida, sobretodo cuando unas de las chicas que conocí en un foro con este mismo problema se terminó suicidando. Fue muy duro aceptar mi enfermedad, pensé que me pasaría como a mi amiga. El verano del 2017 fue unos de los más duros. Llegue a tomarme 15 orfidales, pero como era inmune a ellos no me hicieron nada. Gracias a la fuerza que me dio mi hijo, mi familia y las gotas GINEVITEX  (que me ayudan a equilibrar mi menstruación) así como la separación con mi pareja hoy estoy mucho mejor. Sigo teniendo dolores, pero mi estado emocional ha cambiado. Estoy mucho mejor.

Gracias al Dr: David Nuñez Palomo y a la Dra. Juani Lafaja hoy puedo decir que estoy venciendo mi enfermedad.

Un saludo y un abrazo grande

By |2018-07-09T09:52:32+00:009 julio 2018|Comentarios desactivados en Venciendo mi Trastorno Disfórico Premenstrual

About the Author: